El Programa del Boleto para Trabajar es un programa federal que ayuda a los beneficiarios discapacitados del Seguro Social a alcanzar sus metas de empleo. El programa ofrece a los beneficiarios de 18 a 64 años de edad que reciben beneficios de Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI) o Seguro de Incapacidad del Seguro Social (SSDI) servicios de apoyo para ayudarles a encontrar empleos. Estos servicios pueden incluir rehabilitación vocacional, capacitación, recomendaciones, asesoramiento para el trabajo, y servicios de consejería y colocación. El Programa del Boleto para Trabajar paga servicios que le ayuden a encontrar empleo remunerado y no está vinculado a empleos especiales para los beneficiarios del Seguro Social. Los servicios ofrecidos a través del Programa del Boleto para Trabajar le ayudan a encontrar empleos que ya existen en el mercado laboral y a presentar solicitudes para obtenerlos.

El Programa del Boleto para Trabajar es totalmente voluntario; si usted decide no participar, no se le impondrá ninguna pena. Es importante saber que el Seguro Social suspenderá el proceso médico de Revisiones de Continuación de Incapacidad (CDRs) mientras usted esté utilizando su Boleto. Éste es un beneficio significativo si su discapacidad o condición médica puede cambiar. En circunstancias normales, si el Seguro Social hace una CDR médica y establece que usted ya no está “discapacitado”, perderá todos sus beneficios del Seguro Social.

La Administración del Seguro Social introdujo mejores considerables al Programa del Boleto para Trabajar en el año 2008. Las reglas nuevas de este programa han estado en vigencia desde el 21 de julio de 2008. La mayoría de los beneficiarios adultos de los programas SSI y SSDI pueden utilizar ahora el Programa del Boleto para Trabajar. Las reglas nuevas de este programa ofrecen también a los beneficiarios más opciones entre las organizaciones que les pueden ayudar a alcanzar sus metas de empleo.