Carlos tiene 47 años y vive en los Estados Unidos desde 1997. Hace poco tiempo quedó paralítico como consecuencia de un accidente de automóvil y ya no puede trabajar a tiempo completo. Como no podía autoabastecerse, un amigo le sugirió que presentara una solicitud para la Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI, por sus siglas en inglés). Carlos así lo hizo, pero recibió una carta que le informaba que, aunque estaba discapacitado, no reunía los requisitos de inmigración del Seguro Social. Le contó la situación a su amigo, quien se acordó que había un programa en California, llamado CAPI, para gente que se encontraba en la misma situación que Carlos. Le dijo a Carlos que fuera al Departamento de Bienestar Público de su condado y presentara una solicitud.

Cuando llegó al Departamento de Bienestar Público, le asignaron una encargada de casos, llamada Silvia, para ayudarlo con su solicitud. Una vez en la oficina, Silvia sacó una pila de formularios. Como se dio cuenta de que Carlos se había puesto nervioso, le explicó que lo ayudaría durante todo el proceso.

Silvia dijo: "La primera pregunta que se hace cuando se presenta una solicitud para el CAPI es si le han denegado la SSI debido a su estado inmigratorio".

Carlos sacó la carta que había recibido de la Administración del Seguro Social y se la entregó a Silvia.

"Muy bien. Lo que necesito conocer ahora es su estado migratorio. ¿Es usted un extranjero cualificado o está comprendido por la Ley para los Residentes en Estados Unidos con la Autorización del Departamento de Seguridad Nacional (PRUCOL, por su sigla en inglés)?"

Carlos se quedó mirándola sin comprender. No tenía ni idea de lo le estaba diciendo. Silvia se dio cuenta de cuán confusa era la pregunta y le pidió a Carlos que le contara cuándo vino al país y lo que conocía sobre su estado migratorio.

Carlos la miró aliviado y le explicó: "Llegué a los Estados Unidos en 1997 y me otorgaron la tarjeta de residencia en el año 2002. Tengo un patrocinador pero no hablo con él desde hace años."

Silvia dijo: "Bueno, si tiene la tarjeta de residencia, esto significa que es un extranjero cualificado; y los extranjeros cualificados son uno de los grupos que reúnen los requisitos para el CAPI. Basándose en su discapacidad, fecha de entrada en el país y estado migratorio, usted podría ser elegible para el CAPI, pero primero tenemos que considerar sus ingresos, bienes y condiciones de vida. ¿Tiene familia?"

"No", respondió Carlos.

Silvia sacó un gráfico y agregó: "Es decir que sus ingresos contables pueden sumar hasta $921.72". El límite de bienes es de $2,000 para individuos".

Carlos sonrió y le explicó que definitivamente se encontraba dentro del límite.

"No se apure", le aclaró Silvia. "Aunque no haya tenido contacto con su patrocinador durante años, vamos a sumar parte de sus ingresos y bienes a los suyos. Debemos hacer lo mismo con su cónyuge, si es casado. Este proceso se llama 'valoración de bienes e ingresos'. Veremos si usted está dentro de los límites después de calcular los ingresos y bienes de su patrocinador". Silvia ayudó a Carlos a llenar el resto de los formularios del CAPI. También lo ayudó con la solicitud de Medi-Cal y le explicó que todas las personas que solicitan el CAPI deben presentar una solicitud para Medi-Cal también.

Un mes después, Silvia llamó a Carlos y le pidió que fuera a la oficina.

"Buenas noticias", le contó Silvia, "usted reúne los requisitos para el CAPI y cobrará $621.72 por mes. Así lo hemos atribuido: mensualmente, usted cobraba $100 de un premio por servicios comunitarios que había ganado (ingresos no ganados) y $365 del salario de su trabajo. Usamos el cálculo de ingresos contables para estimar qué cantidad de esos ingresos CAPI tomaría en cuenta".

"¿Qué es el cálculo de ingresos contables?", preguntó Carlos.

Silvia respondió: "Primero tomamos sus ingresos no ganados mensuales y les restamos $20; la cifra resultante, $80 en su caso, corresponde a sus ingresos no ganados contables.

Ingresos no ganados contables
$100 Ingresos no ganados mensuales
- $20 Exclusión de ingresos general

$80 Ingresos no ganados contables

Luego, tomamos sus ingresos ganados mensuales, les restamos $65, y dividimos la cifra restante por dos. Esta cifra, en su caso $150, son sus ingresos ganados contables.

Ingresos ganados contables
$365 Ingresos ganados mensuales
- $65 Exclusión de ingresos general

$300
÷ 2 El resto se divide por 2

$150 Ingresos ganados contables

Por último, sumamos sus ingresos ganados y no ganados contables para calcular sus ingresos contables totales, que da un total de $230.

Ingresos contables totales
$80 Ingresos no ganados contables
+ $150 Ingresos ganados contables

$230 Ingresos contables totales

Los ingresos ganados mensuales de su patrocinador y su cónyuge eran $70, así que CAPI sumó esta cantidad a sus ingresos contables para obtener la cifra final de $300.

Ingresos computados por CAPI
$230 Ingresos contables totales
+ $70 Ingresos calculados del patrocinador

$300 Ingresos computados por CAPI

Luego restamos esa cantidad de la norma de pago apropiada y obtuvimos el monto de sus beneficios".

Monto de los beneficios del CAPI
$921.72 Norma de pago para los individuos discapacitados correspondiente al año 2019
- $300 Ingresos calculados por CAPI

$621.72 Monto de los beneficios del CAPI

"Con respecto a mis bienes, ¿me encontraba dentro del límite?", preguntó Carlos.

"Tómeselo con calma", respondió Silvia. "CAPI no toma en cuenta su vivienda ni su auto, así que usted no tenía bienes. Su patrocinador tenía bienes por $500 pero esa cantidad se encuentra bien por debajo del límite de $2,000 para los individuos".