Confusing Short-Term Disability (LTD) Insurance with public disability benefits

Short-Term Disability (STD) Insurance is not a government benefit and is not connected to any public benefit program. It is private insurance that you get through a private company.

To find out if you have STD coverage through your employer, talk to your Human Resources person. To sign up for an individual policy, contact an insurance company or insurance agent.

If you are looking for information about public cash benefits for people with disabilities, see:

Falta de documentación

Cuanto más específicos sean los expedientes médicos de su estado de salud, más fácil le resultará a usted respaldar un reclamo y exponer sus razones para recibir beneficios continuos. El documentar en un diario en detalle hasta los síntomas que parecen más insignificantes puede ser muy valioso. Si usted o la persona está muy enferma, o no puede escribir en el diario cada día, un amigo o familiar puede hacer esas anotaciones. Este diario también puede servirle a usted para informar a los proveedores de servicios médicos sobre su estado de salud.

Negación de su discapacidad

Es común que las personas por algún período de tiempo se nieguen a sí mismas, a sus familias y a sus proveedores de servicios médicos la existencia de una afección que los incapacita. Para algunos individuos, ésta es una manera de enfrentarse a un nuevo estado de salud. Durante este periodo, es posible que la consulta de la persona con sus proveedores de servicios médicos no describa precisa o completamente la gravedad de su estado de salud o cuánto ésta afecta sus actividades diarias.

Se toman decisiones basadas en una información incorrecta

La mayoría de nosotros depende usualmente de la experiencia de otras personas para comprender cómo manejar situaciones similares. En realidad, el problema que esto presenta es que los beneficios se enfocan en la persona. Los programas de prestaciones se adecuan a cada individuo de modo diferente, basados en una variedad de hechos y condiciones. Por ejemplo:
  • su experiencia laboral;
  • sus ingresos;
  • sus posesiones;
  • cuánto lo incapacita su estado de salud;
  • con cuánta claridad usted reporta los detalles de su estado de salud a su proveedor de servicios médicos;
  • cuán bien su proveedor médico comprende o documenta estos detalles;
  • los beneficios que otorga su empleador; y
  • las prestaciones que haya comprado individualmente.