¿Cómo funciona?

Cobertura grupal y cobertura individual

Algunas personas reciben cobertura de discapacidad a corto plazo (STD) a través de su empleador, sindicato u otra organización profesional. Este tipo de póliza se conoce como cobertura grupal. También puede contratar una cobertura individual directamente de una compañía o agente de seguros.

Diseño general de una póliza de STD

La mayoría de las pólizas de STD tienen el mismo diseño. Usted, o su empleador, paga una prima mensual para tener cobertura. Cuando se ve impedido de trabajar debido a una enfermedad o lesión, solicita el beneficio a través de su representante de Recursos Humanos o agente de seguros. La mayoría de las pólizas de STD exigen que su médico presente un documento en el que se explique su estado de salud y donde estime el tiempo durante el cual no podrá trabajar. Seguramente habrá un período de espera entre la fecha en que deja el trabajo y la fecha en que efectivamente recibe sus beneficios. Muchas pólizas también le exigen que antes de empezar a cobrar usted use algunos o todos los días de licencia por enfermedad a los que tiene derecho. Una vez que transcurre el período de espera, recibirá un porcentaje fijo del salario que percibía antes de sufrir la discapacidad. Por ejemplo, si cobraba $500 por semana y su póliza le paga el 50% de los ingresos ganados antes de la discapacidad, percibirá un beneficio de $250 semanales. Las pólizas a corto plazo, en general, durante entre 9 y 52 semanas, y después de ese lapso termina el beneficio. En ese momento tiene la opción de optar por una póliza de discapacidad a largo plazo o solicitar Seguro de Incapacidad del Seguro Social.

Diferencias entre las pólizas

Todas las pólizas STD tienen estas mismas características generales, sin embargo cada una tiene sus particularidades.

  • Definición de discapacidad: Algunas pólizas STD definen a la discapacidad en términos de la imposibilidad de realizar su propio trabajo. Estos se conocen como definiciones de discapacidad de "la ocupación propia". Otras pólizas definen la discapacidad como una imposibilidad de realizar cualquier trabajo, que se conoce como definición de "cualquier ocupación". En general, las pólizas con la definición de "cualquier ocupación" son menos costosas.
  • Requisitos de antigüedad mínima: Algunos empleadores sólo brindan pólizas STD después de cumplir un período de trabajo establecido, por ejemplo, un año. Algunas pólizas también pagan beneficios mayores a los trabajadores que hayan permanecido en la empresa durante períodos más prolongados.
  • Período de espera: Los períodos de espera pueden ser de hasta 180 días. En general, las pólizas con períodos de espera más largos son más baratas. Muchos planes tienen diferentes períodos de espera para diferentes tipos de discapacidades. Por ejemplo, un plan puede tener un período de espera de 7 días para las enfermedades y ningún período en caso de accidentes.
  • Tasas del beneficio: Las tasas del beneficio varían, pero en general se encuentran en el orden del 40 al 70 % de sus ingresos ganados antes de la discapacidad. Seguramente deberá pagar una prima más cara por una tasa más alta. Algunas pólizas también cambian las tasas durante el período de beneficio. Por ejemplo, su póliza paga el 80 % durante las primeras tres semanas de discapacidad y luego paga el 50 % durante el resto del período de beneficio.
  • Discapacidad parcial: Algunos planes le permiten retomar el trabajo a tiempo parcial mientras continúa cobrando el beneficio. Usualmente, a esto se hace referencia como beneficio "residual" o "por pérdida de ingresos". Por ejemplo, si trabajaba 8 horas por día antes de su discapacidad, y puede volver a trabajar 4 horas por día, la póliza de STD puede reemplazar parte de sus ingresos durante las 4 horas restantes.
  • Períodos de beneficio: Algunos planes le permiten retomar el trabajo probatorio. Por ejemplo, su póliza puede concederle un período de prueba de dos semanas. Si vuelve a trabajar durante menos de dos semanas y se da cuenta de que no puede hacer su trabajo a causa de su discapacidad, la póliza le permite continuar recibiendo el beneficio como si no hubiera vuelto a trabajar. Si puede permanecer en el trabajo durante más de esas dos semanas, y después advierte que la misma discapacidad le impide hacer su tarea, tiene que volver a solicitar el beneficio y atravesar otro período de espera, o bien tal vez ya no sea elegible para recibir un beneficio por esa discapacidad.
  • Transición al seguro de discapacidad a largo plazo: Algunos planes de STD automáticamente lo transfieren a un plan de LTD si aún persiste su discapacidad después de finalizado el período de beneficio.
  • Cambios de prima: Si suscribe una póliza "no cancelable", la compañía de seguros no puede cambiar sus primas ni sus beneficios. Si suscribe una póliza "garantizada renovable", la compañía puede hacer cambios en la prima, pero sólo si los hacen para todo un grupo de asegurados.
  • Excepciones: Muchas pólizas no cubren discapacidades causadas por intentos de suicidio, consumo de drogas, guerras o intentos de cometer un delito. Las afecciones preexistentes, con frecuencia, también quedan excluidas (ver más abajo). Las lesiones producidas en el trabajo, que están cubiertas por el Compensación a Trabajadores por Accidentes en el Trabajo, tampoco están cubiertas.