Tom se retiró temprano de su trabajo en una obra en construcción un día viernes por la tarde del mes de diciembre. Sentía un dolor punzante sobre un costado que lo preocupó y quiso asegurarse de que no tenía nada malo. Llamó al médico y le describió sus síntomas. El médico le dijo que podría tener una apendicitis y que debía acudir enseguida a la sala de urgencias. Una vez allí, los médicos le confirmaron el diagnóstico y Tom debió ser operado de urgencia para extirparle el apéndice. La cirugía salió bien, pero Tom tuvo que quedarse hospitalizado algunos días.

Antes de ser dado de alta, la cirujana, Dra. Taylor, le habló sobre su período de recuperación. Le hizo algunas preguntas acerca su trabajo, y él le explicó que tenía que levantar objetos pesados y hacer tareas manuales. La doctora le informó que era probable que no pudiera trabajar durante aproximadamente 2 meses hasta que la herida se cicatrizase. Se dio cuenta de que Tom no parecía estar muy contento con el pronóstico y le preguntó si tomarse tantos días libres le causaría algún problema.

Tom le explicó: "Lo que pasa es que ya me tomé toda mi licencia por enfermedad este año y no sé qué voy a hacer si no tengo ningún ingreso durante tanto tiempo".

No se preocupe, esta es una situación que ocurre todo el tiempo, lo tranquilizó la doctora. "Haré que una asistente social lo visite antes de ser dado de alta. Creo que hay un programa que ayuda a la gente que está en su situación. Nos vemos en la visita de control la semana próxima. ¡Ojalá se sienta mejor!

Cinco minutos después de que la doctora se fue, un asistente social llamado James vino a hablar con Tom, quien le explicó la situación. James le preguntó a Tom si sabía que estaba cubierto por el Seguro Estatal de Incapacidad (SDI). Al principio, Tom pareció confundido pero cuando James le preguntó si había visto alguna vez algo así como "SDI" en su recibo de salario, Tom se acordó enseguida.

Siempre me pregunté qué quería decir esa abreviatura, dijo Tom. ¿Me la puede repetir?

James le explicó que SDI quiere decir ‘Seguro Estatal de Incapacidad’, el cual es un programa implementado en California que reemplaza los ingresos de las personas que no pueden trabajar debido a una discapacidad.

Entonces, le preguntó Tom, si me caigo de una escalera en el trabajo, ¿obtendré el beneficio del SDI?

No, respondió James, El SDI sólo cubre las lesiones o enfermedades no relacionadas con su trabajo.

Tom sonrió y dijo: "¿como la apendicitis?

Exactamente, respondió James. Hay un programa separado llamado Compensación a Trabajadores por Accidentes en el Trabajo para las lesiones ocupacionales.

Ya entiendo, afirmó Tom con la cabeza. Entonces, ¿cómo consigo el beneficio del SDI y cuánto dinero me pagarán?

Bueno, usted y la Dra. Taylor tendrán que llenar este formulario de reclamación , dijo James mientras sacaba el formulario de su maletín. "Sólo puede obtener el beneficio del SDI si está imposibilitado de trabajar durante más de 7 días. Le sugiero que llene su parte del formulario cuando esté en su casa y lo traiga para que la Dra. Taylor lo complete durante la visita de control. El monto de su beneficio depende de cuánto dinero gana. En términos generales, el beneficio será equivalente al60% a 70% de sus salarios y…”

Pero hay ciertas épocas del año en que gano más dinero que en otras, lo interrumpió Tom. ¿Cómo calculan mis salarios?

James le explicó que el SDI considera un periodo de base de 12 meses que comienza más o menos 17 meses antes de la discapacidad y termina unos 5 meses antes de ésta. Le mostró a Tom un simple resumen de las normas para que pudiera ver que, para las discapacidades que comienzan en diciembre, el periodo de base empieza el 1 de julio del año anterior y termina doce meses más tarde.

James continuó explicándole: El SDI divide estos 12 meses en trimestres y luego usa aquel en que ganó más dinero para calcular su beneficio. Pero nos estamos adelantando a los hechos. Lo primero que debe hacer es llenar este formulario, traerlo y luego enviarlo por correo no antes de los 9 días después de haber quedado discapacitado.

Tom quiso saber: ¿Hay otros programas a los cuales puedo acceder?

Bueno, respondió James, si estuviera discapacitado durante más de un año, podría presentar una solicitud para el programa federal del Seguro de Incapacidad del Seguro Social. Si es posible que su recuperación tenga complicaciones que, a su criterio o a criterio de Dra. Taylor, lo inhabiliten para trabajar durante más de un año, debe presentar una solicitud para ese programa tan pronto como sea posible. También puede hablar con el departamento de recursos humanos de la empresa donde trabaja para determinar si está cubierto por el Seguro de Discapacidad a Corto Plazo. Pero por ahora, vamos a conseguirle el SDI.

Tom le agradeció a James por su ayuda, tomó el formulario y se fue a su casa. Llenó el formulario de reclamación y cuando volvió al hospital a la semana siguiente, se lo dio a la Dra. Taylor para que lo completara y enviara. Calculó que Tom no podría trabajar durante 2 meses e hizo constar ese hecho en el formulario. Dos semanas después, Tom comenzó a recibir un cheque por un monto de $700 semanales, lo cual le pareció correcto porque había ganado $1,000 por semana durante la mitad del año. Por lo tanto, el beneficio que reemplaza el 70% de sus ingresos tiene que ser de $700.

Al principio, Tom supuso que no podría trabajar durante dos meses pero, cuando ya había transcurrido un mes de su recuperación, pensó que podría hacerlo medio día. Llamó a la Dra. Taylor, quien coincidió con él. Luego, habló con su empresa donde estuvieron de acuerdo en que se reintegrara al trabajo medio día durante todo el tiempo que necesitara para recuperarse por completo. Tom también se comunicó con la línea telefónica del SDI para consultar si continuaría recibiendo su beneficio. Le explicó su situación al representante del SDI, quien le comentó que aparentemente él podría continuar recibiendo un beneficio reducido. El representante le aclaró que si el SDI no ajustaba el beneficio, Tom ganaría un salario de medio día de $400 por semana y cobraría un cheque de $700 del SDI por semana. Como estos $1,100 semanales excedían los $1,000 que Tom ganaba antes de quedar discapacitado, se debía ajustar su beneficio del SDI. Cuando se reintegrara al trabajo, su beneficio sería de $600 y su salario de $400 por semana, lo cual equivalía a los $1,000 que ganaba antes de su discapacidad. El representante continuó explicándole que le enviarían un formulario para que lo completase con la información sobre su salario.

Tom pudo volver a trabajar medio día ese mes, y cuando terminó el período de recuperación de dos meses que la Dra. Taylor había indicado en el formulario de reclamación, pudo reintegrarse al trabajo a tiempo completo.