Anna se enteró recientemente de que tiene VIH. Después de reunirse con su médico y escuchar todas las opciones de tratamiento existentes, se dio cuenta de que debería tomar muchos medicamentos recetados. Tenía cobertura médica privada por medio de su trabajo en Los Ángeles, pero no estaba segura de cuánto le cubriría ese seguro. A Anna la hacía sentir incómodo el hecho de tener que informar a su departamento de recursos humanos que era VIH positiva, así que simplemente pidió una copia de la póliza. Cuando regresó a su casa y comenzó a leerla, comprendió los conceptos básicos, pero necesitaba ayuda para entender los detalles. Decidió llamar a una organización local que tenía experiencia en el manejo del VIH/SIDA y los beneficios. Concertó una cita para hablar con Alfonso, uno de los planificadores de beneficios, quien le dijo por teléfono que llevara copia de la póliza de seguro.

En la oficina de Alfonso, Anna le explicó que lo que más le preocupaba era la forma de poder pagar los medicamentos recetados. Alfonso se tomó unos minutos para leer atentamente la póliza y cuando terminó, le explicó lo que pensaba.

Alfonso le dijo: “La mayoría de los medicamentos contra el VIH/SIDA están cubiertos por tu plan; sin embargo, éste tiene un deducible de $500 y un coseguro del 20%".

Cuando se dio cuenta de que Anna parecía estar un poco confundida, Alfonso le aclaró que un deducible es cierta cantidad de dinero que uno tiene que pagar antes de que el seguro lo cubra. “Por ejemplo, digamos que tu receta cuesta $50 y está cubierta por tu plan”, le dijo. “Tendrás que pagar todo el costo de ese medicamento porque no has consumido aún tu deducible; una vez que hayas gastado los $500, el seguro te cubrirá".

Anna preguntó: “¿Y luego pagarán todo el costo de los medicamentos?”

“No”, respondió Alfonso, “es entonces cuando empieza el coseguro. Tu compañía de seguros pagará el 80% del precio de los medicamentos y tu tendrás que pagar el 20% restante. Sin embargo, puedes conseguir ayuda para hacer frente a estos gastos. Si tu ingreso bruto ajustado federal es menor que $50,000 por año y reúnes otros requisitos, podrías ser elegible para el Programa de Ayuda para los Medicamentos contra el SIDA (ADAP). Éste cubre total o parcialmente los costos de los medicamentos para el VIH/SIDA, según el nivel de ingresos que tengas; puedes determinar cuál es tu ingreso bruto ajustado federal si repasas la información de tus declaraciones del impuesto a la renta".

Anna se rió y dijo: “Bueno, no sé exactamente lo que dicen mis declaraciones pero estoy segura de que es menor que $50,000. ¿Cómo me puedo afiliar?”

Alfonso le informó que el programa en California es administrado por la Oficina del SIDA y le explicó que se podría afiliar en uno de los 250 sitios de inscripción que hay en el estado.

Anna se afilió al ADAP y consiguió que el programa pagara todo el costo de sus deducibles y el coseguro.